Como siempre, me da por escribir durante estos días. Recuerdo que la segunda mitad del semestre pasado se me hizo eterna, y constantemente me quejaba por eso, pidiendo vacaciones. Inmediatamente llegaron las vacaciones, se me vino un fin de semana de Avalancha encima, fué excelente. La pasé excelente, vi a gente que tenía añales sin ver, y pasó Avalancha. Contando esta, sería la tercera semana que paso en casa después de Avalancha. La primera semana fué patética, estaba de mal humor, deprimido, frustrado, toda esa mezcla de estados anímicos se debía a pasar tanto tiempo aquí contra mi voluntad, ya que la principal razón de no salir era la falta de dinero. LLegó ese fin de semana y finalmente iba a salir de la casa. Lo primero que pensé fué invitar a alguien a salir, ella no pudo… resolví salir con mis amigos, y fué un día bastante tedioso y gris (en todo el sentido de la palabra). Resultado = mal humor. A la mitad de la semana siguiente, un día miercoles, me tocaba hacer otra diligencia por Caracas, volví a invitar a la misma chica, mismo resultado. Ella, ocupada. Yo, decaído. Día, aburrido. Sin embargo ya lo estaba llevando mejor. Me dedicaba a perderme jugando Lunar (que por cierto, terminé anoche  😦  ahora no tengo nada que hacer). Fin de semana, visita a mi abuela; zona de residencia cercana a la ya-dos-veces-evasiva persona. Misma determinación de mi parte, mismo resultado. FUCK IT. Esta última semana de vacaciones decidí no salir a ninguna parte, y ha sido la mejor de todas. He sabido entretenerme lo suficiente estando en mi casa, disfrutando este tiempo de esparcimiento que se que voy a extrañar cuando comience las clases, porque así soy. Ahora, quisiera analizar unos cuantos puntos clave de estas extrañas vacaciones:

  • El primer punto, y debo decir, el mas importante: antes de terminar el semestre pasado, ahorré algo de dinero para salir uno que otro día.
  • Las veces que iba a salir, no solo me rechazaban la invitación, sinó que el día resultaba malo.
  • Cada vez que salía, deseaba haberme quedado en mi casa.

Dinero = Salir             Salir  ≠ Felicidad

Dinero ≈ Felicidad            Felicidad = Estar en Casa

Felicidad = Estar en Casa


Mi conclusión: para las próximas vacaciones, ahorraré dinero para estar en mi casa  🙂  aunque, con el favor de Dios, reuniré suficiente para ir a Barquisimeto a visitar a mi prima Joss  😀

Anuncios