Llegué tardísimo a La Rinconada ese día, después de haber pasado la mañana en la universidad frenético por irme a hacer la fila. Debido a la mala cobertura, quedé totalmente incomunicado, y no pude unirme a un grupo de amigos q había estado haciendo fila desde el miércoles en la noche. Así, pues, luego de encontrarme con dos amigos, Angel y Will, por pura suerte, le pagamos a un tipo para que nos metiera en la fila (que para las dos de la tarde, era kilométrica).

Una vez que llegamos al sitio donde estaba la tarima, quedamos como a 3 personas de distancia de la barrera que separaba general y VIP, frente a una de las torres de luces, cerca de los establecimientos de bebidas. Cabe destacar que estabamos justo frente a una de las torres de cornetas (a la izquierda del escenario, desde la perspectiva del público). Había muy poquita gente.

Después de pasar roncha de pié, con sed (gracias a Evenpro por los establecimientos de bebidas dentro del área del evento) y un pelín de llovizna (que no cayó para nada mal), salió nuestro representante nacional, Dischord, a calentar motores. Tocaron 6 canciones, si mal no recuerdo, y luego pasó un rato antes de que saliera Mastodon. Ambas bandas dieron lo mejor de sí, y tuvieron una gran puesta en escena, a pesar de que la gente estaba impaciente por lo que pronto llegaría.

Aproximadamente una hora después de la salida de Mastodon, luego de pruebas de sonido, gritos, aplausos, insultos al DJ que ponía ACDC y Guns N’ Roses cada diez minutos, escuchamos “The Ecstasy of Gold”, y de repente, vimos a un Lars frenético en una pantalla que cubría todo el fondo del escenario, con su característica expresión en el rostro, empezó a sonar “Creeping Death” y fuimos transportados a otro mundo. Un sonido glorioso, una puesta en escena digna de los reyes del thrash metal (no del heavy metal, como se empeña en decir la prensa nacional), una pirotecnia no apta para cardíacos, eso fue el show de Metallica en La Rinconada, Caracas, después de once años de haber venido a nuestro país.

“Creeping Death”, “For Whom The Bell Tolls”, y “Fuel” sonaron de un solo golpe, acabando con todo y enloqueciendo al público. Los cuatro jinetes pasearon por toda su discografía, regalándonos joyas como “Fade to Black”, “Nothing Else Matters”, “Blackened”, la fúrica “Whiplash”, el esperado cover de The Misfits, “Last Caress”, y de su último álbum, Death Magnetic, “That Was Just Your Life”, “The End of The Line”, “Cyanide”, y la inesperada “The Day That Never Comes”, canción que no había sido tocada en la gira latinoamericana. No faltaron obras maestras como “One” (con explosiones y fuego en el escenario), “Master of Puppets”, “Enter Sandman”, y el cierre que todos esperábamos, “Seek and Destroy”. Metallica vino a hacer historia en Caracas, y rockearon durísimo en La Rinconada. Definitivamente, uno de los mejores conciertos que se ha visto en el país, fue una noche para recordar.

  1. Creeping Death
  2. For Whom The Bell Tolls
  3. Fuel
  4. Harvester of Sorrow
  5. Fade to Black
  6. That Was Just Your Life
  7. The End of the Line
  8. The Day That Never Comes
  9. Sad But True
  10. Cyanide
  11. One
  12. Master of Puppets
  13. Blackened
  14. Nothing Else Matters
  15. Enter Sandman
  16. Last Caress
  17. Whiplash
  18. Seek and Destroy

Los invito a compartir sus experiencias, material, etc. Un saludo cordial a todos.