El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El día de ayer, miércoles 7 de diciembre, fue un día histórico. El día en que recibimos a Mago de Oz por tercera (y tal vez última) vez en el país, ya que al finalizar su Epílogo-Naringólogo Tour, José Andrea dejará la banda, luego de 15 años de trayectoria con ellos. Es mi segunda experiencia viendo a Mago de Oz, y si bien la primera (en el Forum de Valencia, año 2008) fue inolvidable, esta barrió con todo lo que podía esperar de ellos. De principio a fin, fue un show mágico, perfecto, lleno de metal y pasión.

Me desperté a las 3:40 am, con la intención de llegar bien temprano, pero por algunos retrasos que tuve, llegué al CIEC a las 6:40 am, y fui la persona número 25 en la fila. El día pasó tranquilo, el ánimo de la gente era muy chévere, todo el mundo estaba bastante tranquilo. Como a las 1:30 pm llegó mi amiga Glendys, con quién estuve hasta el final. A eso de la 2:30 pm  aproximadamente (no llevé un registro exacto de la hora), empezó a llover, y no paró sino hasta un poco antes de las 5:00 pm, que fue cuando la gente de seguridad empezó a movilizar a las personas en la fila para ingresar al CIEC. Cabe destacar que el comportamiento de la gente, desde la fila hasta el momento del concierto, fue bastante bueno. Sin importar las horas de lluvia y frío,  la gente siempre tuvo el mejor de los ánimos, cantando canciones de Mago de Oz a todo pulmón bajo los paraguas y compartiendo entre sí la emoción de estar ahí. A lo largo del día hubo incontables vendedores de franelas (incluso uno de ellos vendía algunas de la gira anterior), bebidas, comida (en medio de la lluvia, apareció una señora vendiendo tequeños HIRVIENDO, bastó comerme uno para agarrar fuerzas para el resto del día), revistas (una revista con un afiche de Mago de Oz, autografiado por todos los de la banda, irá a mi pared), entre otras cosas. Como siempre, no podía faltar la cerveza, ron, sangría, entre otras cosas, aunque no suelo beber alcohol cuando voy a un concierto (me gusta disfrutar toda la experiencia con mis 5 sentidos funcionando perfectamente) pero el compartir con la gente le dió un toque bastante chévere.

Al entrar al CIEC, lo primero que vi fue el escenario, bañado en luz roja, y pude apreciar por primera vez el espacio del CIEC. Bastante amplio, a decir verdad, la gente entraba y entraba, y aun se podía ver muy de cerca el escenario. Y bordeando el lugar, gente sentada o acostada en el suelo descansando, tomando cerveza, hablando, etc. Aparte del área del escenario, había un salón con cafetín y mesas, donde uno podía ir a calentarse con un café o comer algo (el escritor de este blog tuvo que sumergir las manos en café para no ser víctima de una hipotermia). Dentro del CIEC, me encontré a una cantidad de gente increíble, fue algo que me puso de muy buen humor. Conocí a Sara, una amiga de Twitter de hace un tiempo ya, y tuve la suerte de ver todo el concierto con Glendys, Aneleymar (amiga de Glendys) y con ella.

Después de darnos el lujo de pasear, compartir con la gente, disfrutar de la excelente selección musical del DJ mientras esperabamos el inicio del concierto, la gente empezó a pedir a gritos a los Mago. Se apagaron las luces, y salió el presentador acostumbrado de Mago de Oz (olvidé su nombre), a introducir a la banda, y dar la bienvenida al público. Escuchamos la Gazza Ladra, al terminar, las luces del escenario se encendieron con el tricolor nacional, y Txus en la batería saludaba al público. Fue cuestión de segundos antes de que Mago de Oz, luego de 3 años de ausencia en nuestro país, hiciera temblar a Caracas con los primeros acordes de Satania. De ahí en adelante, tuvimos una cátedra de heavy y folk metal impresionante, como sólo ellos saben hacerlo.

La noche fue un paseo por todos sus más grandes éxitos, y aunque faltó uno que otro tema viejito, tuvieron un setlist excelente, y el sonido que tuvieron me encantó, a pesar de que he escuchado muy malas opiniones de la acústica del CIEC. Todos los músicos dieron un espectáculo impecable: Las voces de José Andrea y Patricia Tapia causaron euforia, escalofríos, lágrimas y sonrisas, hicieron que los corazones de todos se detuvieran por segundos con Aquelarre, aunque Patricia dejó su huella cantando completa La Leyenda de la Mancha, con una voz majestuosa; pero definitivamente, no puedo evitar sentir escalofríos y una emoción enorme recordando el momento en que escuché el grito de José al inicio de Jesús de Chamberí; Mohamed con el violín y Josema con la flauta pusieron a bailar a todos cuando tocaron Epílogo o Hasta que el Cuerpo Aguante; Kiskilla se llevó los gritos y aplausos más apasionados cuando empezó a tocar Desde mi Cielo; los cañonazos del bajo de Peri hicieron temblar el recinto, Txus le dió a la batería con furia, y sorprendió al público cuando se bajó a cantar con José en La Rosa de los Vientos (no pude evitar llorar de la emocion durante toda esta canción, ya que fue con la que conocí a Mago de Oz); y mención especial para dos de mis ídolos: Frank, quien con su atuendo a lo Slash y su flying V me hizo bailar de principio a fin, especialmente con Vodka & Roll (el único tema de Gaia III que tocaron), y Carlitos, el maestro Carlitos, con una Ibanez de otro planeta, aportó un shredding brutal, con un sonido impresionante, como de costumbre, cosa que hay que ver para creer. Casi llegando el momento de terminar el concierto, sorprendieron al público con un encore increíble, con Pensando en Ti, La Costa del Silencio (reviví lo que fue escucharla en Valencia y dejé el alma en esa canción), Molinos de Viento, y finalmente, Fiesta Pagana, con la que el público enloqueció completamente. Mientras se despedían, alzaron una bandera de Venezuela con el logo de Mago de Oz, lanzaban uñas de guitarra y baquetas y saludaban al público, al tiempo que sonaba Over the Rainbow al fondo.

Horas de hambre, sol, luego frío y lluvia, valieron la pena, lo haría de nuevo con el mayor gusto. Además, mención aparte a la organización del evento, por parte de Emporio Group, y la seguridad brindada por Eye Security, ambos hicieron un excelente trabajo. Me llevo muchísimos recuerdos de ese show tan emotivo, y no puedo sino agradecer porque Mago de Oz me trajera algo tan hermoso y que tendré conmigo el resto de mi vida. Infinitas gracias a todas las personas que estuvieron conmigo, a todas las que saludé y que vi a lo largo del día. Qué hermosa manera de despedir a Mago de Oz y de cerrar este año 2011.

_____________________________________________________________________________________________

Setlist:

  1. La Gazza Ladra (Gioachino Rossini)
  2. Satania
  3. Maritornes
  4. La Santa Compaña
  5. Vodka & roll
  6. Aquelarre
  7. Jesús de Chamberí
  8. Epilogo (Instrumental)
  9. Alma
  10. La Rosa de los Vientos
  11. Sueños Diabólicos
  12. El Poema de la Lluvia Triste
  13. Diabulus In Musica
  14. Desde Mi Cielo
  15. Hasta que el Cuerpo Aguante
  16. La Leyenda de La Mancha (canta por Patricia Tapia)

    Encore
  17. Pensando en Ti
  18. La Costa del Silencio
  19. Molinos de Viento
  20. Fiesta Pagana