Agosto fue un mes increíble. Desde el primer hasta el último día. Todos los días, algo nuevo, cada semana, más ganar de afrontar a la siguiente; sin duda, ha sido un mes demasiado bueno para ser real, y eso fue, en parte, gracias a algunas personas que lo hicieron así de especial y memorable. Un acontecimiento importante (para mí) en este mes, fue el nacimiento de mi banda, nuestra banda, mía y de Angel y Adolfo, quienes han sido mis bandmates indirectamente desde hace un par de años ya. También debo añadir que cumplí 22 años el día 28, y que sin duda alguna, ha sido el mejor cumpleaños que he tenido; tuve un picnic, tres regalos, y un día que me habría gustado que durara para siempre. Le estoy inmensamente agradecido a mi novia, Karen, quien también tuvo un acontecimiento muy importante este mes: su graduación de ilustradora. ¡Muchas felicidades a ella por este logro tan grande! Y como si las cosas no pudieran sonar mejor hasta este punto, cerramos el mes con un par de entradas para ver a Slash en noviembre; para ella será la primera vez, para mí la segunda (pero planeo disfrutarlo como si fuera la primera).

Fue un mes increíble, y espero que todos los que faltan, sean iguales, o incluso mejores.