Quedé debiendo octubre, con la esperanza de que noviembre traiga algo mejor. A esperar.