My-Chemical-Romance-Three-Cheers-For-Sweet-Revenge

 

Me pidieron escribir esta reseña para OidosSucios a raíz de la separación de My Chemical Romance. Espero que sea de su agrado.

Para algunos seguidores y/o críticos del Punk Rock por igual, My Chemical Romance fue una banda que simplemente apareció de la nada en el año 2004 con un disco bajo el brazo, y una base de fans bien consolidada y de rápido aumento. Ese fue el año en que lanzaron su segundo álbum, y el que dio a conocer su nombre en todo el mundo, Three Cheers For Sweet Revenge. Sin embargo, muchas personas desconocían el hecho de que esta banda de New Jersey había nacido e iniciado su actividad en 2001, poco después de los sucesos del 11 de septiembre, en base a los que Gerard Way, sintiéndose indignado, escribió la canción que inició todo, “Skylines and Turnstiles”. Así mismo, para el momento del lanzamiento de su segundo álbum, muchos ignoraban ya contaban con un primer álbum, el mítico I Brought You My Bullets, You Brought Me Your Love, lanzado en 2002. Es un álbum que no se puede dejar de mencionar al hablar de My Chemical Romance si se quieren entender las raíces de la banda.

A pesar de ser su primer álbum, I Brought You My Bullets, You Brought Me Your Love es un trabajo de muy buena calidad. Sin ser opacado por la apariencia amateur de la banda hacia el año 2002, el álbum contiene algunas de las canciones favoritas del grupo y de gran parte de sus fans hasta la fecha, siendo algunas inclusive parte de sus presentaciones en vivo en las giras promocionales de sus últimos álbumes. Este álbum presenta una temática bastante oscura, y un estilo bastante agresivo, musicalmente hablando. Esto dio pie a que, incluso antes de que la banda fuera famosa a nivel mundial, fuera etiquetada como emo, a pesar de que la temática presente en la mayoría de sus canciones fuera parte del concepto del álbum (cuenta una historia basada en dos terroristas que son amantes, y huyen al desierto para estar juntos, donde finalmente son asesinados). A pesar de que la historia culmina con “Demolition Lovers”, la última canción del álbum, Gerard decidió realizar una continuación de este relato al escribir el segundo álbum.

Three Cheers For Sweet Revenge sigue la línea de su predecesor: guitarras rápidas, baterías agresivas, gritos por doquier, y el tema que vincula ambos álbumes: asesinatos. A pesar de esto, no es un álbum enteramente conceptual, pues no todas las canciones se encuentran ligadas a esta historia. El álbum fue dedicado a la memoria de Elena Lee Rush, la abuela de Gerard y Mikey Way. Su fallecimiento los impactó de gran manera, y al resto de la banda también, ya que fue ella quién les regaló la van con la que hicieron su primera gira, y fue gracias a ella que Gerard descubrió su talento como cantante desde temprana edad. Por eso, decidieron dedicarle el álbum, y esto le dio cierta dualidad al concepto del  álbum, puesto que sus canciones hacen referencia tanto a los amantes de la historia, como a la abuela de los hermanos Way. Sin duda, esto afectó de manera positiva el resultado final, pues le dio una profundidad mucho mayor al álbum.

La historia de este disco inicia luego de la muerte de los amantes. Él va al infierno, pero descubre que ella sigue viva. Entonces, le ruega a un demonio que lo deje volver para encontrarla, y este le ofrece un pacto: a cambio de las almas de 1.000 hombres malvados, le permitirá reunirse con su amada. Así, él vuelve a la vida, y se venga de todos los que le hicieron daño. A pesar de tener también una temática oscura, el álbum es muy variado, e incluso bastante divertido de escuchar. Para su promoción, se le dio un fuerte aire teatral, siendo presentado como una película (al igual que se hizo con la segunda versión en video del primer sencillo, “I´m Not Okay (I Promise)”). La portada presenta una ilustración de los amantes del primer álbum, titulada “Demolition Lovers II”, realizada por el mismo Gerard Way, y el libreto dentro de la caja del CD fue hecho como un poster de película.

Las canciones del álbum presentan temas un poco recurrentes, pero que llevan al oyente a través de la historia que narra, así como por diversas experiencias personales de Gerard y la banda. “Helena”, la canción que abre el álbum (y la que más los impulsó hacia el tope de la escena Punk Rock), es un tema dedicado a Elena Lee Rush, con una H añadida como una mejora estética. Es una canción que a pesar de hablar de amor y del dolor de perder a un ser querido, tiene un sonido bastante agresivo, instrumentalmente hablando, mientras que contiene melodías alegres en las voces, y muy bien ejecutadas armonías vocales por Gerard y Ray Toro (guitarrista rítmico); un perfecto ejemplo de lo que presenta el álbum. Otras canciones como “Give ´Em Hell” (sobre “hacer un infierno” las vidas de quienes intenten hacer sentir menos a otros por ser menos inteligentes, atractivos o por tener menos dinero, en palabras de Gerard), “To The End” (que habla sobre una boda donde todos los asistentes fueron asesinados) y “You Know What They Do To Guys Like Us In Prison” (una canción sobre lo que se experimenta al estar en la cárcel) son parte de lo que hace a Revenge un álbum divertido. Luego sigue “I´m Not Okay (I promise)”, una canción bastante irónica y divertida acerca de estar deprimido. Tiene una sección media compuesta por un breve interludio de piano, seguido por una parte más pesada, y finaliza con el coro de la canción, de una manera más hardcore. También contiene un solo de guitarra precedido por una parte rítmico que bien pudiera ser una reminiscencia de “Headfirst for Halos”, una canción emblemática del primer album, que habla sobre suicidio, y que fue una canción que, en palabras de Gerard, “salvó” su vida.

Hacia la mitad del álbum, su concepto se vuelve más evidente: los temas de perder a alguien y de la venganza cobran más fuerza. Otra canción que habla sobre pérdida, “The Ghost of You” (que fue el último single del álbum), una balada bastante melancólica, y con coros mucho más pesados que el resto de la canción. Continúa “The Jetset Life Is Gonna Kill You Xx”,  seguida por un interludio donde sólo se escucha a Gerard con un fondo de guitarra. A partir de este punto, con “Thank You For The Venom”, se siente más la naturaleza oscura y violenta del álbum. Esta es una de las piezas más rápidas, y una favorita de la banda durante la gira promocional de este álbum, y que trajeron de vuelta para la gira de Danger Days, su cuarto álbum de estudio. Le sigue “Hang ´Em High”, la canción más agresiva de este álbum, ambientada en el viejo oeste. Su velocidad no opaca en absoluto la destreza de las armonizaciones de guitarra entre Frank Iero y Ray Toro, muy bien ejecutadas. “It´s Not a Fashion Statement, It´s a Fucking Deathwish”, una de las canciones más destacables del álbum, pues aparte de su instrumentación impecable, su gran trabajo vocal y su tempo acelerado, condensa la temática de amor y venganza presente en la historia.

“Cemetery Drive”, otra canción que sigue la línea de “Helena” y “The Ghost of You”, que habla de perder y extrañar a una persona que se ha ido. La letra es bastante sentimental y directa; la canción cuenta la historia de una mujer que engañaba a su esposo con otro hombre, y en lugar de admitirlo, se deprimió hasta al punto en que se quitó la vida. La historia es contada desde el punto de vista del hombre con quien engañaba a su esposo. A pesar de que una presentación en vivo del DVD Life on the Murder Scene, Gerard dice que es una canción acerca de las cosas más difíciles por las que él, su hermano y su banda han pasado, se dice que la canción fue escrita realmente para una novia de Gerard que se suicidó, pero este hecho nunca ha sido confirmado por él. “I Never Told You What I Do For a Living”, una canción con un ritmo 6/8, y la más pesada de este tracklist, es la que cierra el álbum. Llegada su última noche de asesinatos, el personaje masculino de la historia está ansioso por volver a ver a su amada, pero se siente traumatizado por la cantidad de personas que ha asesinado, y siente que nunca podrá quitarse ese estigma de encima. A pesar de que las referencias a la historia son algo ambiguas en la canción, esta parece contar que él fue atrapado por la policía poco antes de entregar el alma número 1000 al demonio, y estos le dispararon en la cabeza.

Si Three Cheers For Sweet Revenge fue el mejor álbum de My Chemical Romance o no, es debatible, ya que su predecesor,The Black Parade, subió mucho los estándares de la banda y del género. En opinión de muchos, el último quedó consagrado como el mejor. Sin embargo, Revenge quedó como un álbum único en su especie, como un álbum que cambió la vida de muchos jóvenes, con el que conocieron a la banda, y encontraron en ella una identidad nueva.  Y a pesar de que tuvieron un target bastante juvenil con sus dos primeros trabajos, supieron hacer música más madura y para audiencias diferentes en sus álbumes posteriores. A pesar de haber sido una banda bastante odiada y etiquetada de muchas formas, el salto que dio My Chemical Romance de tocar en sótanos a compartir un escenario con Brian May de Queen, es un indicador del trabajo duro que hicieron durante sus 12 años de vida artística, y no es sino una parte del legado que dejaron en la historia del Punk Rock.