Musica


Imagen

Confirmado hace minutos por Profit Producciones, el guitarrista de sombrero y lentes, Slash, volverá a presentarse en Caracas, el miércoles 21 de noviembre de 2012, en la terraza del CCCT.

Esta vez, nuevamente junto a Myles Kennedy (vocalista de Alter Bridge), nos traerá temas de su último álbum, Apocalyptic Love, salido en mayo de este año.

Las entradas tendrán un precio en preventa de: 950 bs en arena (la parte delantera), y 1270 bs en gradas preferenciales (la parte trasera).

Imagen

Dicha preventa, iniciará el próximo martes 28 de agosto. Los puntos de venta de las entradas son: Libreria tecniCiencia CCCT, AeroMusica C.C El Recreo, C.C Paseo Las Mercedes (nivel Trasnocho).

Para compras en línea de las entradas, pueden ingresar a la página web de Profit Producciones.

Nos vemos allá. Rock N’ Fn’ Roll!

Anuncios

Imagen

El día de ayer, 23 de julio de 2012, se cumplieron 10 años del lanzamiento de I Brought You My Bullets, You Brought Me Your Love, el primer álbum de My Chemical Romance. Para nadie que me conozca es un secreto que, desde hace muchos años, sigo a esta banda, que no sólo ha marcado etapas importantes de mi vida (“etapas”, en plural), sino que además me introdujo a lo que es el punk-rock, uno de los géneros musicales que más he escuchado desde que lo conocí.

Conocí a My Chemical Romance aproximadamente en diciembre de 2004. No estoy completamente claro con las fechas, todo lo que recuerdo de aquel entonces, está basado en lo que iba de mi 9no año de bachillerato. Pero sí, recuerdo que los conocí un día que llegué temprano del colegio, y puse Mtv. En ese entonces, en las horas de la mañana, pasaban un bloque llamado Videorama (no sé si aún existe), donde ponían videos variados, y entre todo lo normal que se podía escuchar usualmente ahí, pasaron el video de “I’m Not Okay (I Promise)”. Captó mi atención desde el primer instante, por la intro de película que tiene, y luego por toda la temática del video en general, algo con lo que se me hacía muy fácil identificarme. La canción, ni hablar; me capturó al instante. El único problema con aquel súbito crush musical, era que se me dificultaba mucho recordar el nombre de la banda. Unas cuantas veces más que el video estuvo en Videorama, bastaron para que se me grabara en la cabeza. Sin embargo, dado que no usaba el Internet en aquel tiempo de la manera que lo uso hoy, no pensé en buscar más música de la banda por ese medio (en serio, ¿en qué estaba pensando?), así que pasé un tiempo sin saber más de ellos. No fue sino hasta que lanzaron el video de “Helena”, que supe que estaba enamorado de aquella banda de New Jersey. Poco después, pude conseguir el álbum (pirata) al que pertenecían aquellos dos singles: Three Cheers For Sweet Revenge (el cual una amiga del colegio me regaló, original, meses más tarde, por mi cumpleaños). No me sabía el nombre de las canciones, ni las letras, pero aún así me las aprendí de principio a fin, y por muchísimo tiempo, no podía escuchar nada más que eso. Harté a mi familia, hice que le gustara a un par de amigos míos, y a los que no, por lo menos hice que se familiarizaran bastante con estos muchachos.

Sin embargo, el día de hoy, no puedo evitar preguntarme: ¿dónde estaba yo, hace 10 años, cuando My Chemical Romance lanzó Bullets? Pues, creo que estaba finalizando 7mo grado de bachillerato, era un niño (y lo seguí siendo por un par de años más), y las únicas bandas que conocía eran Red Hot Chili Peppers y Linkin Park, y no porque las hubiese escuchado en radio o TV (porque mi exposición a la música de ambos medios era completamente nula), sino porque mi hermana mayor los escuchaba de vez en cuando, y gracias a ella, les agarré el gusto. Por aquel entonces, en otra parte del mundo, My Chemical Romance hacía giras por New Jersey, tocando en sótanos y locales pequeños, promocionando este primer álbum, que sonó muy bien pero muy poco; años después, cuando salió Revenge, eran pocos los fans que sabían de la existencia de Bullets, puesto que no tuvo la promoción mediática que merecía. Recuerdo que yo tenía poco más de un año escuchando Revenge sin parar, cuando, gracias a Internet, noté que ellos tenían canciones que no pertenecían a dicho álbum, y empecé a pensar “¿será que ellos tienen otro álbum que yo desconozco?”. Y un día, en el mismo puesto de discos donde había conseguido Revenge, vi Bullets. Y fue como volver a conocer a My Chemical Romance.

Escuchar las voces de un Gerard más joven, las guitarras frenéticas y poderosas de Frank y Ray, y una batería feroz del primer baterista, Matt Pelissier, fue escuchar a una banda completamente distinta. Cada canción se clavó en mí como una estaca. Escuchar las letras del álbum fue toda una experiencia. Y conocer la historia de los Demolition Lovers (amantes de la demolición), dos amantes que, luego de cometer diversos crímenes, murieron juntos en el desierto, hizo que este álbum se volviera tan importante para mí como Revenge, o cualquiera de los álbumes que siguieron.

Este álbum, que nació de los eventos ocurridos en el World Trade Center de Estados Unidos el 11 de septiembre de 2001, tiene un sonido bastante crudo, y aún así, melodioso; sonidos de grandes amplificadores, sin mucho punch pero con mucho poder, guitarras armonizandas de una manera soberbia, una batería que parece no detenerse nunca, un bajo potente y que te hace querer bailar; historias de vampiros, asesinatos, suicidio, destrucción social, vanidad, drogas y alcohol; es tan solo una brevísima descripción de todo lo que encierra este álbum. Es una escucha obligada para todo fan del punk-rock, deja un muy buen sabor de boca, y una muestra de que My Chemical Romance es mucho más que una banda de cabellos teñidos y un fanbase ruidoso.

_______________________________________________________________________________________

Como siempre acostumbro hacer al hablar de un álbum, daré una descripción de las canciones:

1. Romance: haciendo alusión al nombre de la banda, el álbum inicia con esta pieza de guitarra clásica, “Romance”, o “Romance Anónimo”, de autor latinoamericano anónimo.

2. Money, This Mirror Isn’t Big Enough For The Two Of Us: inicia con un sonido de matices oscuras, donde ya se pueden apreciar las geniales armonías de Iero y Toro. Los gritos de Gerard, cantando sobre alcohol y drogas, le dan un aire único a esta canción, que habla de los problemas de adicción que él mismo tuvo, y que estuvieron a punto de acabar con su vida.

3. Vampires Will Never Hurt You: una de mis favoritas de este álbum, una canción que me hizo senti escalofríos de principio a fin, y que habla de uno de los temas favoritos de estos muchachos: vampiros. Las guitarras son muy sutiles aquí, pero el trabajo de Matt en la batería es increíble, y es uno de los mas entrañables para mí.

4. Drowning Lessons: lo primero que tengo que decir de esta canción, es que me da risa. Me da risa que una canción tan melódica pueda ser tan jodidamente macabra. “A thousand bodies piled up I never thought would be enough to show you just what I’ve been thinking, and I’ll keep on making more just to prove that I adore every inch of sanity”. Es pegadiza, y la letra es sencillamente única.

5. Our Lady Of Sorrows: otra de mis favoritas del álbum, la canción más oscura y más punk de todo el álbum, y que irónicamente, habla de la amistad. Aquí no hay melodías bonitas ni voces suaves. Te hace querer gritar y saltar por todas partes. En sus presentaciones en vivo, Gerard usualmente pedía a la gente del público que tomaran la mano de su mejor amigo antes de empezar la canción.

6. Headfirst For Halos: esta canción tiene un gran significado, ya que fue la canción que salvó la vida de Gerard. Suena bonito, pero en realidad, habla del suicidio, que él estuvo a punto de cometer en varias ocasiones. El ritmo que da el bajo de Mikey aquí es increíble, y la canción, en general, es la más movida y más alegre del álbum. Finaliza con un coro épico, con Gerard repitiendo “think happy thoughts!”.

7. Skylines And Turnstiles: el inicio de todo. La primera canción de My Chemical Romance, basada en los hechos del 11 de septiembre de 2001. Gerard, indignado por lo que ocurrió, escribió esta canción, se la mostró a Ray Toro, y así empezó  la banda. Fueron de los primeros en sacar una canción que hablara sobre el tema, ya que la gente se sentía azorada al hablar de este tema, y menos en publicar material en un álbum sobre el mismo.

8. Early Sunsets Over Monroeville: otra increíble canción, con un sonido bastante dulce, donde la composición de la guitarra va de la mano de Frank Iero. Habla de dos amantes que se ven envueltos en un ataque de zombies, donde la mujer es mordida por uno, y él, después de pelear por proteger su vida, debe matarla antes de que ella la mate a él.

9. This Is The Best Day Ever: esta canción habla una vez más, de los amantes de la historia del álbum, que están internados en un hospital con problemas severos, y ambos prometen que el día en que puedan escapar de ese lugar, será el mejor día de sus vidas. Gerard cuenta que esta canción fue escrita en el camino de un hospital al estudio donde grababan el álbum, ya que durante el proceso, él sufría de fuertes dolores dentales.

10. Cubicles: esta es una de las canciones que, a pesar de no ser mi favorita, me parece que es la que tiene la melodía más pegajosa de todas. Recuerdo que cuando conocí el álbum, no podía dejar de tararearla, a pesar de que no me había gustado mucho. Habla sobre rechazo y desamor. Gerard ha comentado que la canción le traía muy malos recuerdos, y que por eso, la banda nunca la tocaba en vivo.

11. Demolition Lovers: mi canción favorita, por sobre todas las demás del álbum, y la que cierra el mismo. Habla del fin de los amantes, que huyen al desierto, donde son fusilados. La letra, si bien puede ser un poco cruda, me parece bastante romántica. Habla de cómo él le declara su amor a ella, su lucha por demostrarle que es única para él, y le dice también que, incluso al momento de morir, él espera tomar su mano y ver sus ojos una vez más. Me parece una de las canciones más representativas del álbum, de la historia que este narra, y de toda la temática del mismo en general, que habla tanto de amor y muerte. Uno puede identificarse muy fácilmente con  todo lo que expresa esta canción, especialmente con el sentimiento de intentar probarte ante una persona que amas. Siempre va a ser una canción muy especial para mí, y siempre será mi favorita de Bullets.

_____________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________________

My Chemical Romance celebró su décimo aniversario como banda hace poco, y ahora, celebran 10 años desde el lanzamiento de lo que significó un despegue lento, pero que los llevó hasta el cielo. De esos diez años, llevo aproximadamente seis siguiéndolos, y han sido años en los que su música ha estado conmigo en diferentes situaciones, enseñándome, haciéndome entender. Y no me queda sino esperar que hoy en día, mientras se encuentran grabando su quinto álbum de estudio, nunca pierdan eso que los hace ser únicos, y que los ha hecho permanecer conmigo todo este tiempo.

“All we are is bullets, I mean this…”

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El día de ayer, miércoles 7 de diciembre, fue un día histórico. El día en que recibimos a Mago de Oz por tercera (y tal vez última) vez en el país, ya que al finalizar su Epílogo-Naringólogo Tour, José Andrea dejará la banda, luego de 15 años de trayectoria con ellos. Es mi segunda experiencia viendo a Mago de Oz, y si bien la primera (en el Forum de Valencia, año 2008) fue inolvidable, esta barrió con todo lo que podía esperar de ellos. De principio a fin, fue un show mágico, perfecto, lleno de metal y pasión.

Me desperté a las 3:40 am, con la intención de llegar bien temprano, pero por algunos retrasos que tuve, llegué al CIEC a las 6:40 am, y fui la persona número 25 en la fila. El día pasó tranquilo, el ánimo de la gente era muy chévere, todo el mundo estaba bastante tranquilo. Como a las 1:30 pm llegó mi amiga Glendys, con quién estuve hasta el final. A eso de la 2:30 pm  aproximadamente (no llevé un registro exacto de la hora), empezó a llover, y no paró sino hasta un poco antes de las 5:00 pm, que fue cuando la gente de seguridad empezó a movilizar a las personas en la fila para ingresar al CIEC. Cabe destacar que el comportamiento de la gente, desde la fila hasta el momento del concierto, fue bastante bueno. Sin importar las horas de lluvia y frío,  la gente siempre tuvo el mejor de los ánimos, cantando canciones de Mago de Oz a todo pulmón bajo los paraguas y compartiendo entre sí la emoción de estar ahí. A lo largo del día hubo incontables vendedores de franelas (incluso uno de ellos vendía algunas de la gira anterior), bebidas, comida (en medio de la lluvia, apareció una señora vendiendo tequeños HIRVIENDO, bastó comerme uno para agarrar fuerzas para el resto del día), revistas (una revista con un afiche de Mago de Oz, autografiado por todos los de la banda, irá a mi pared), entre otras cosas. Como siempre, no podía faltar la cerveza, ron, sangría, entre otras cosas, aunque no suelo beber alcohol cuando voy a un concierto (me gusta disfrutar toda la experiencia con mis 5 sentidos funcionando perfectamente) pero el compartir con la gente le dió un toque bastante chévere.

Al entrar al CIEC, lo primero que vi fue el escenario, bañado en luz roja, y pude apreciar por primera vez el espacio del CIEC. Bastante amplio, a decir verdad, la gente entraba y entraba, y aun se podía ver muy de cerca el escenario. Y bordeando el lugar, gente sentada o acostada en el suelo descansando, tomando cerveza, hablando, etc. Aparte del área del escenario, había un salón con cafetín y mesas, donde uno podía ir a calentarse con un café o comer algo (el escritor de este blog tuvo que sumergir las manos en café para no ser víctima de una hipotermia). Dentro del CIEC, me encontré a una cantidad de gente increíble, fue algo que me puso de muy buen humor. Conocí a Sara, una amiga de Twitter de hace un tiempo ya, y tuve la suerte de ver todo el concierto con Glendys, Aneleymar (amiga de Glendys) y con ella.

Después de darnos el lujo de pasear, compartir con la gente, disfrutar de la excelente selección musical del DJ mientras esperabamos el inicio del concierto, la gente empezó a pedir a gritos a los Mago. Se apagaron las luces, y salió el presentador acostumbrado de Mago de Oz (olvidé su nombre), a introducir a la banda, y dar la bienvenida al público. Escuchamos la Gazza Ladra, al terminar, las luces del escenario se encendieron con el tricolor nacional, y Txus en la batería saludaba al público. Fue cuestión de segundos antes de que Mago de Oz, luego de 3 años de ausencia en nuestro país, hiciera temblar a Caracas con los primeros acordes de Satania. De ahí en adelante, tuvimos una cátedra de heavy y folk metal impresionante, como sólo ellos saben hacerlo.

La noche fue un paseo por todos sus más grandes éxitos, y aunque faltó uno que otro tema viejito, tuvieron un setlist excelente, y el sonido que tuvieron me encantó, a pesar de que he escuchado muy malas opiniones de la acústica del CIEC. Todos los músicos dieron un espectáculo impecable: Las voces de José Andrea y Patricia Tapia causaron euforia, escalofríos, lágrimas y sonrisas, hicieron que los corazones de todos se detuvieran por segundos con Aquelarre, aunque Patricia dejó su huella cantando completa La Leyenda de la Mancha, con una voz majestuosa; pero definitivamente, no puedo evitar sentir escalofríos y una emoción enorme recordando el momento en que escuché el grito de José al inicio de Jesús de Chamberí; Mohamed con el violín y Josema con la flauta pusieron a bailar a todos cuando tocaron Epílogo o Hasta que el Cuerpo Aguante; Kiskilla se llevó los gritos y aplausos más apasionados cuando empezó a tocar Desde mi Cielo; los cañonazos del bajo de Peri hicieron temblar el recinto, Txus le dió a la batería con furia, y sorprendió al público cuando se bajó a cantar con José en La Rosa de los Vientos (no pude evitar llorar de la emocion durante toda esta canción, ya que fue con la que conocí a Mago de Oz); y mención especial para dos de mis ídolos: Frank, quien con su atuendo a lo Slash y su flying V me hizo bailar de principio a fin, especialmente con Vodka & Roll (el único tema de Gaia III que tocaron), y Carlitos, el maestro Carlitos, con una Ibanez de otro planeta, aportó un shredding brutal, con un sonido impresionante, como de costumbre, cosa que hay que ver para creer. Casi llegando el momento de terminar el concierto, sorprendieron al público con un encore increíble, con Pensando en Ti, La Costa del Silencio (reviví lo que fue escucharla en Valencia y dejé el alma en esa canción), Molinos de Viento, y finalmente, Fiesta Pagana, con la que el público enloqueció completamente. Mientras se despedían, alzaron una bandera de Venezuela con el logo de Mago de Oz, lanzaban uñas de guitarra y baquetas y saludaban al público, al tiempo que sonaba Over the Rainbow al fondo.

Horas de hambre, sol, luego frío y lluvia, valieron la pena, lo haría de nuevo con el mayor gusto. Además, mención aparte a la organización del evento, por parte de Emporio Group, y la seguridad brindada por Eye Security, ambos hicieron un excelente trabajo. Me llevo muchísimos recuerdos de ese show tan emotivo, y no puedo sino agradecer porque Mago de Oz me trajera algo tan hermoso y que tendré conmigo el resto de mi vida. Infinitas gracias a todas las personas que estuvieron conmigo, a todas las que saludé y que vi a lo largo del día. Qué hermosa manera de despedir a Mago de Oz y de cerrar este año 2011.

_____________________________________________________________________________________________

Setlist:

  1. La Gazza Ladra (Gioachino Rossini)
  2. Satania
  3. Maritornes
  4. La Santa Compaña
  5. Vodka & roll
  6. Aquelarre
  7. Jesús de Chamberí
  8. Epilogo (Instrumental)
  9. Alma
  10. La Rosa de los Vientos
  11. Sueños Diabólicos
  12. El Poema de la Lluvia Triste
  13. Diabulus In Musica
  14. Desde Mi Cielo
  15. Hasta que el Cuerpo Aguante
  16. La Leyenda de La Mancha (canta por Patricia Tapia)

    Encore
  17. Pensando en Ti
  18. La Costa del Silencio
  19. Molinos de Viento
  20. Fiesta Pagana

¡CONFIRMADO!

En horas de la tarde de ayer (martes 20 de septiembre), Emporio Group anunció vía Twitter que traerán a Mago de Oz a Venezuela para un único concierto el miércoles 7 de diciembre del presente año, en el marco de la gira Epílogo-Naringólogo Tour 2011, como cierre de la trilogía Gaia. La presentación será en el CIEC de la Universidad Metropolitana, en Caracas.

¡ATENCIÓN CABRONES! La venta de entradas ya alcanzó su segunda etapa. El costo de la entrada es de 450 bs, y pueden adquirirlas en los siguientes puntos de venta:

Puntos de venta:

  • Online: Tuticket.com
  • Tuticket en el CCCT (nivel C2, frente a Gina)
  • Tecniciencia en el C.C. Sambil
  • Recordland en el C.C. Sambil
  • Esperanto en el C.C. San Ignacio
  • Capital Jazz Bistro en el C.C. Tolón (piso 5)
  • Ariah Records en Sabana Grande (Calle El Recreo, C. C. Torre Centrum, Nivel B1, Local 23, Sabana Grande, Caracas).

Desconozco si se habilitarán puntos de venta para Maracay, Valencia, Maracaibo u otras ciudades en el interior del país, así que estén pendientes del Twitter de Emporio Group; si llego a saber algo, informaré por aquí. ¡A comprar, y corran la voz!

_____________________________________________________________________________________________________

NORMAS DE SEGURIDAD PARA EL CONCIERTO DE MAGO DE OZ:

Quedan terminantemente prohibidos:

  • Bolsos y morrales grandes (se permiten bolsos tipos koalas).
  • Bebidas alcohólicas y estupefacientes.
  • Envases en sprays.
  • Objetos punzantes como pancartas con palos, cadenas, pulseras o correas con ganchos.
  • Armas blancas o de fuego.
  • Cámaras profesionales, grabadoras de audio y video o similares. Se permitirán cámaras digitales pequeñas, no profesionales.
  • Envases como: botellas de plástico o vidrio, cavas o termos.
  • Fumar en el área del concierto

– Podrán ingresar menores de edad a partir de 14 años de edad siempre y cuando se encuentren acompañados de un representante o un adulto.

– El proceso de canje de Instaticket por el respectivo boleto se iniciará a partir de las 11.00 AM, Es indispensable presentar cédula laminada y tarjeta de compra.

– Sólo se entregará el boleto a la persona cuyo nombre aparece reflejado en el Instaticket.  Las personas que no puedan acudir a retirar su entrada podrán facultar a un tercero a través de un carta de autorización debidamente firmada. Adicionalmente, se debe presentar fotocopia de la cédula de identidad de la persona que realizó la compra del boleto.

(Para más detalles, pueden leer haciendo click aquí el comunicado de Emporio Group)

_____________________________________________________________________________________________________

29/09/2011 

¡¡TENGO MI ENTRADA, CABRONEEEEEEES!!

_____________________________________________________________________________________________________

08/12/2011

Los invito a leer mi crónica del concierto haciendo click aquí.

 

Anoche, domingo 11 de septiembre Red Hot Chili Peppers dió un concierto en Bogotá, en el marco de la gira promocional de su último álbum, I’m With You, que salió el 30 de agosto. Para mi sorpresa (y horror), Venezuela quedó por fuera en esta gira Suramericana; perdí la oportunidad de verlos en el Valle del Pop en Venezuela (2002), y luego mis esperanzas de verlos con la gira de Stadium Arcadium, su penúltimo álbum, lanzado en el año 2005, murieron cuando no pisaron suelo venezolano en aquella ocasión. Ahora, con el boom del “regreso” que han estado haciendo varias bandas grandes, esperaba -no, estaba completamente seguro- de que esta sería mi oportunidad de verlos, de ver a la primera banda de rock que escuché en mi vida, y que sería una experiencia increíble. Lamentablemente, no fue así.

Aun teníendolos en un país vecino, no es fácil para mí (económicamente hablando) viajar para verlos. Consideré seriamente la idea, pero desafortunadamente era poco el tiempo que tenía para ahorrar dinero suficiente para el viaje. Aunque pasé el sábado y gran parte de ayer triste, pensando que podría haber estado en la fila, esperando para ver el show, conseguí algo bastante interesante, que me subió un poco el ánimo: [hago una pausa para contarles que estoy viendo a un niño disfrazado de tigre]

Como sabrán -o tal vez no- los Peppers dieron un concierto en Alemania el martes 30 de agosto, el mismo día del lanzamiento de I’m With You, el cual fue transmitido en vivo en algunos cines (y cuando digo “algunos cines”, quiero decir “algunos cines muy, pero muy lejos del territorio venezolano). Y yo, en medio de mi frustración musical, conseguí ese concierto en internet. Sin perder tiempo, lo descargué, y mientras ellos tocaban en Bogotá, yo me dediqué a verlos en la comodidad de mi cuarto.

Antes de contarles lo que vi, debo hacer una pequeña acotación: lo último que he visto de ellos es un DVD de su presentación en un Rock in Rio en Portugal, por el 2006. A pesar de contar con un buen setlist, creo que no estaban en su mejor momento, o mejor dicho, creo que aquel no fue su mejor concierto. Con esto en mente, empiezo.

En medio de la oscuridad del escenario, cada uno de los no-tan-chicos va a su sitio, la gente está exaltada. Empieza a sonar la batería de Chad Smith, Flea en el bajo, y luego Josh Klinghoffer, el nuevo integrante de esta familia, empieza a hacer ruidos con la guitarra. Entra Anthony Kiedis cantando “the crimson tide is flowing through your fingers as you sleep…”, y así arranca Monarchy of Roses, el primer tema del álbum nuevo. Mi primera impresión fue excelente: una de las bandas más grandes del planeta, de vuelta a una puesta en escena enérgica como no la había visto en mucho tiempo. Anthony cantando mejor que nunca, Flea al bajo, dando una cátedra de funk, Chad Smith acompañado por otros dos percusionistas, transportando la música a una dimensión completamente nueva, y Josh… ¿Por dónde empiezo? Soy un gran fanático de John Frusciante; no sólo de su persona, sino también de su estilo con la guitarra, su sonido. Si bien ya había escuchado el álbum, y ya tenía una idea de lo que Josh es capaz, verlo en vivo despejó todas mis dudas. Es un guitarrista excelente, y toda la energía que aporta al grupo, tiene un alcance muchísimo más grande que el de sus amplificadores. Además, canta unos coros muy buenos (nada que enviar a Frusciante), e incluso canta uno que otro verso.

Si de sonido hablamos, Josh Klinghoffer se las trae. Para cada una de las cuatro primeras canciones que tocaron, usó una guitarra diferente: una Gibson Explorer para Monarchy of Roses, una Fender Stratocaster para Factory of Faith, una Gibson ES para Brendan’s Death Song, y una Fender Telecaster para Ethiopia. Para el resto del concierto, se quedó con sus dos Fender Stratocasters, una negra y una con un sunburst natural, muy parecida a una de las guitarras favoritas de Frusciante. Y debo admitir, ya que estoy haciendo un apartado sólo para hablar de su sonido, que tampoco tiene nada que envidiarle a este.

Tocaron I’m With You en su totalidad, demostrando que son mucho más capaces de lo que vimos en Stadium Arcadium. Tuvieron un pequeño encore al final, donde tocaron Me and My Friends, Did I Let You Know (esta la repitieron, ya que debido a dificultades técnicas, en algunos cines no se pudo ver cuando la tocaron por primera vez), y terminaron con Give It Away.

Habiendo pasado años sin ver a Red Hot Chili Peppers en vivo (aparte de uno que otro video de Youtube), me parece que están en excelente forma, y que han madurado mucho más musical y personalmente. No puedo sino esperar mucho, mucho más de ellos en el futuro, empezando con lo más importante: que vengan a mi país.

______________________________________________________________________________________________________

P.D. Les dejo acá el setlist que tocaron en Bogotá anoche:

  1. By the Way
  2. Monarchy of Roses
  3. Charlie
  4. Under the Bridge
  5. Ethiopia
  6. Can’t Stop
  7. The Adventures of Rain Dance Maggie
  8. Throw Away Your Television
  9. Factory of Faith
  10. Otherside
  11. Right On Time
  12. Look Around
  13. Californication
  14. Higher Ground(Stevie Wonder cover)Encore:
  15. She’s Only 18 
  16. Parallel Universe
  17. Give It Away

Para ver la galería de fotos del concierto de Evenpro Colombia, click aquí.

Finalmente, jueves 31: los ánimos estaban listos para ver a este gigante del rock tocar. Después de participar en múltiples concursos, mi amiga Andrea logró ganarse dos entradas para el concierto la mismísima noche antes, y se vino desde Maracay el jueves temprano, así que invité a mi amigo José, a ir con mi entrada. Pasamos el día matando el tiempo, dando vueltas en el Sambil. Más o menos a media tarde, tuvimos la suerte de escuchar la prueba de sonido desde lejos (pero lo bastante bien como para que el autor de este blog llorara de emoción al escuchar Patience). Finalmente, después de hacer una fila para entrar, llegamos a nuestros lugares (frente al escenario, arriba; mejor imposible). Como banda telonera, estuvo Bajo Tierra, de Valencia. Excelente grupo, tienen muchísima dinámica, y no son un “más de lo mismo”, al que la gente está tan acostumbrada (tanto como para abuchear antes de que empezaran a tocar, acto que me parece deplorable).

Finalizado el show de bajo tierra, aproximadamente media hora después, se apagaron las luces, salvo por una que iluminaba la calavera al fondo del escenario (la misma de la portada del álbum), se escuchó a Slash saludar al público y dar la bienvenida al concierto. Inmediatamente, arrancó el riff de Ghost, la primera canción del álbum. Por supuesto, mentiría si negara que todas las miradas se centraron en una figura vestida de negro, con sombrero de copa y cabello largo, lentes oscuros, y una Les Paul en las manos. Mentiría también si negara que pasé al menos las primeras dos o tres canciones con lágrimas en los ojos y una sonrisa enorme por la emoción de finalmente presenciar un concierto del guitarrista que más admiro.

Revivieron temas de Slash’s Snakepit (Mean Bone y Been There Lately), Velvet Revolver (Sucker Train Blues, Slither), Alter Bridge (Rise Today) además de los mejores temas de su álbum homónimo (Back From Cali, By The Sword, Nothing to Say, Watch This, Doctor Alibi, y la hermosa Starlight), y por supuesto, clásicos de Guns N’ Roses, que a más de uno hicieron llorar (Nightrain, Civil War, Rocket Queen, My Michelle, Patience, Mr. Brownstone ¡y la grandiosa Sweet Chile o’ Mine!). Myles Kennedy se lució, nada de lo que he escuchado de él anteriormente se compara con estar ahí y escucharlo: desde los temas de Velvet Revolver, hasta los de Guns N’ Roses (en los cuales su voz tiene un escalofriante parecido a la de Axl Rose), dejó impresionado al público con su energía y su dedicación. Sin duda alguna, Slash no pude elegir a un mejor vocalista. Ambos hicieron pausas en varias ocasiones para hablar con el público, agradecer por estar ahí y pedir que cantáramos o silbáramos (en el caso de Patience). “This is dedicated to all of you and your beautiful paradise city, Caracas!” dijo Myles antes de tocar el tema que cerraría la noche: Paradise City.

Demasiadas emociones juntas en una sola noche. Reímos, lloramos, dejamos los pulmones en el anfiteatro del Sambil y pudimos disfrutar de clásicos de cuando ni siquiera habiamos nacido. Y al regresar a casa, ver los autógrafos de Slash (el mio en la guitarra, y uno que pedí en papel para Andrea) fue demasiado perfecto. Solo tengo una palabra para describir (vágamente) esa noche: mágica.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Al parecer, marzo se ha convertido en un mes de mucho rock para los amantes del género no solo en Caracas, sino en todo el país. Esta pauta la marcó primero Metallica, a quienes tuvimos la dicha de tener en nuestras tierras el día viernes 12 de marzo del año pasado, y los estuvimos ahí, fuimos testigos de un show que barrió con todas las expectativas (puedes leer una crónica que hice de ese concierto haciendo click aquí). Este año, sin embargo, el mes de marzo se llenó de rock en Caracas una vez más, y en esta ocasión, se consagró (al menos para mi) como un mes de leyenda, algo para contar toda la vida.

Primero,contamos con la primera visita de Paramore al país, el viernes 4. Fue un día bastante agradable, tuve la suerte de conocer a un grupo de gente muy simpático, y ya en la noche, presenciar a estos pequeños gigantes, que sin duda alguna tienen un gran futuro por delante. Disfruté muchísimo estar ahí. Hayley Williams sabe muy bien como encender a una audiencia. A pesar de solo contar con tres álbumes, tocaron lo mejor de su material, tuvieron un pequeño set acústico, incluso presentaron una canción nueva. Fue un show impecable, enérgico, y que dejó más que satisfechos a los asistentes.

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

Acá algunas fotos del día del concierto de Paramore

 

Sin embargo, esto fue solo un abreboca de lo que estaba por venir al finalizar este mes.

 

Marzo: Slash (I) – Click aqui

Página siguiente »